Entretenimiento

Flaca…¿y qué?

Posted on Actualizado enn

Las redes sociales siempre se llenan de muestras de apoyo a las mujeres gorditas. Veo a la gente compartiendo imágenes del valor de las mujeres con unas libritas de más, de por qué estas mujeres también deben ser consideradas hermosas ante la sociedad y pregonan que estas son las únicas mujeres reales. Yo con mis 105 lbs, me ofendo con esas publicaciones. ¿Acaso ser flaca automáticamente significa que tienen derecho a criticarte, a atacarte, a decir que eres menos real que otras mujeres o a pensar que no has recibido algún tipo de bullying en algún momento?

Desde chiquita siempre fui delgada. Lo más redondita que fui fue el día de mi nacimiento, que pesé casi 8 lbs y 1/2. Siempre fui una niña saludable, comía de todo y en grandes cantidades, solo que mi metabolismo era extremadamente rápido y no me permitía subir de peso. Ahora de adulta es lo mismo, mi metabolismo sigue rápido y yo sigo comiendo lo que me gusta. Como cualquier persona, algunos me molestaban en la escuela, por eso mismo. Por flaca y larga. Siempre fui de las más altas del salón, siempre más alta que mis amigas, hasta que en octavo grado me conseguí una mejor amiga que media 6’2″, y ya nadie se fijaba en si yo era alta o no. Antes que eso, en tercer grado un nene me molestaba constantemente y me decía “spaghetti, spaghetti, spaghetti”, como él era gordito y ya yo no pensaba quedarme callada le dije “pues tu eres una de las albondigas del spaghetti”. Ya no me molestó más, hicimos las paces y jugábamos en el recreo. En sexto grado me molestaban por patilarga. Era el 2000 y los nenes se fijaban en las que eran un poco más voluptuosas, a lo Britney y Christina. Ahora me parece chistoso que para esa época, por mi apariencia la gente me ponían profesiones a futuro. “Ireylis tú serás grande, debes ser voleibolista, ¿por qué no lo practicas?” o “Yo me imagino que tu vas a modelar, Ireylis, con lo flaca que eres”, esas eran algunas de las frases que me repetían. O sea que pa’ colmo por simplemente tener cierta apariencia física ya eso requería ante la sociedad que yo me dedicara a algo en específico.

Kendall Skinny
Kendall Jenner para GQ Magazine. Representando mi body shape. (theinsidedrop.com)

En mi adolescenia, como cualquier chica, enfrenté algunas inseguridades. “¿Estoy muy flaca?” “¿Si sigo comiendo a este nivel me pondré gorda?”, “El muchacho que me gusta seguro no se gusta de mi porque tengo las piernas flacas”, “Me están saliendo barritos y en las revistas ninguna mujer tiene acné, ¿qué hago?”. Esas eran las cosas que pasaban por mi mente, imagínense adolescente al fin. Mis amigas también lidiaban con sus propios complejos. Recuerdo que en noveno grado, uno de los muchachos más populares del colegio donde estudiaba me dijo “nena ¿por qué tú tienes los labios tan grandes?”, no le contesté nada, pero de más está decir que odié ese día. Ese comentario me pegó fuerte porque luego de eso no me sentía orgullosa de tener labios grandes y trataba de ocultarlos sin éxito, hasta que una de mis primas se sentó frente a mi y me dijo, “mira mija las mujeres pagan miles de dólares por ponerse inyecciones para tener los labios más grandes. Deberías estar feliz, son naturales”. Me miré al espejo, me los pinté de rojo y desde ese día vivo más feliz que nunca por tener una boca, supuestamente, sexy.

Bridget Malcolm Picture Jamie McCarthy Getty Images
Bridget Malcolm en el Victoria’s Secret Fashion Show 2015 (Foto por Jamie McCarthy/Getty Images)

En días recientes surgió una controversia con la modelo de Victoria’s Secret, Bridget Malcolm, a quien en sus redes sociales la gente ataca constantemente por considerarla demasiado flaca. Le dicen anoréxica, bulímica, que debe comerse un hamburger, que es un esqueleto, entre otras barbaridades. Bridget se cansó y publicó junto a una foto con su abdomen al descubierto, “Can we stop the skinny shaming please…I’m not anorexic. I am extremely fit and healthy and am not in the slightest way anorexic. I have worked hard to look like this and am proud of my body. I may not be the curviest but I am a woman who has every right to look the way I do”. Traducido al español sería, “Podemos parar de criticar mi cuerpo delgado por favor, no soy anoréxica. Estoy en forma y saludable, no soy anoréxica en lo más mínimo. He trabajado mucho para lucir así y estoy orgullosa de mi cuerpo. Tal vez no soy la más curvilínea pero soy una mujer que tiene todo el derecho de lucir como me veo”. Y todo el internet se viró en apoyo a Bridget, incluyéndome. Si se siente cómoda en su cuerpo e irradia seguridad, ¡bravo por ella!.

En el internet hay muchas campañas que ponen fotos de mujeres que son consideradas llenitas para la sociedad, vi una bajo el lema “Bikinis en cuerpos reales”. Espérate un momento, tú me estás diciendo que yo por tener el abdomen plano, no ¿soy real? ¿Y que demonios soy? ¿Un avatar?. ¿Qué si la medida de mi cintura es 23(60), no represento a las mujeres porque supuestamente no me veo como la mayoría?. No me jodan así. Si bien es cierto que no se debe educar a las mujeres para que solo se sientan cómodas si usan cierta talla de ropa, tampoco se le debe enseñar a criticar a otras que sí la usen. Me parece que las redes sociales han desvirtuado un poco el concepto de cuerpos reales, pasándole la mano a las gorditas y olvidándose que las flaquitas tambien son atacadas, que también somos de carne y hueso. La realidad es que hacer bullying por ser gorda, es igual de malo que hacer bullying por ser flaca. Son comportamientos igual de nocivos y no deben tratarse de manera diferente, porque crean que unas pueden ser mas vulnerables que las otras.

JD Williams Victorias Secret
JD Williams vs. Victoria’s Secret (metro.co.uk)

Al leer todos estos diferentes artículos en la web, me he topado con desagradables sorpresas de ataques disfrazados. Leí un articulo que insinuaba que ser tallas 0-3 significaba ser obsesiva compulsiva con los alimentos y con el peso. Yo como pizza, hamburgers, alcapurrias, pollo frito, donas de azúcar, cuero de lechón y bacalaitos…y soy size 1-2. Otro artículo alababa a las mujeres de la publicidad de JD Williams, en el que según ellos, crearon lencería para mujeres con cuerpos normales y no como las de Victoria’s Secret. Segun aquella autora, Victoria’s Secret crea lencería para mujeres que no existen, solo existen en su pasarela. Say what?!?! Yo no se en que planeta vive esa mujer, pero yo uso Victoria’s Secret y no soy una subnormal, soy una mujer común. Por otro lado, una reflexión llamada “Sirena o Ballena”, le recomendaba a las chicas mejor ser “ballena” porque vivirían rodeadas de felicidad contrario a las “sirenas”, que no existen. Pues, yo soy sirena y soy de lo más feliz. Lo más que me molesta es que este tipo de artículos le sugiere a las mujeres que no debes sentirte insegura si eres size 12 de mahón, pero que si eres size 0 seguramente estás enferma. ¿No es mejor sugerir que cada mujer es diferente, que cada cuerpo es individual y que pa’ los gustos los colores, como dicen? ¿No es mejor eso? Para mi sí, es mucho mejor que promover presiones. Les digo, que ser delgada no significa necesariamente aceptación social, ser delgada también genera que otros te juzguen o te pregunten “¿cómo haces para estar así de fit? dame la receta”. No hay ninguna, mija, ninguna.

Gordas Flacas
Body shapes para todos los gustos (http://blog.nataliemadeit.com)

Los medios tienen que dejar de difundir ideas erradas, basta de críticas. El poder de los medios es tanto que cualquier cosa que publiquen tendrá sus repercusiones. No podemos condenar que bajo una foto de una mujer gordita se le falte el respeto, pero no condenar a los que van a la foto de una flaca y la acusan de hacer mil malabares para mantenerse así. No todas tienen dietas absurdas, algunas simplemente lo llevamos en los genes. Si quieren celebrar que todos los tamaños y los diferentes cuerpos pueden ser hermosos, entonces hay que incluirlas a todas sin excepción y resaltar sus fortalezas, no sus debilidades. Y agrego que el problema también radica en que las mujeres son muy competitivas entre sí, y en vez de ayudarse se tiran fango entre ellas. Gran error.

Soy size 2 de pantalón y soy feliz. Soy small en trajes y soy feliz. Soy B en sostén y soy feliz. Soy patilarga y caderona, y soy feliz. No tengo las tetas de Kim Kardashian ni las de Keira Knightley, yo le llamo happy medium. No tengo las nalgas de Jennifer Lopez ni las de Miley Cyrus, tambien le llamo happy medium. Estoy más feliz que nunca con mi cuerpo y con mi peso. Luché por mucho tiempo con lograr subir par de libras, no lo forcé, pero lo logré. Soy delgada y tengo curvas, y me encanta. No hago dietas, comer me hace muy feliz. A traves de los años he aprendido a amar mi cuerpo, con virtudes y defectos, y afortunadamente siempre me he sentido cómoda con quien soy. Me miro al espejo y me fascina lo que veo, y si algún día me veo diferente, recordaré que la aceptación y la felicidad van de la mano. Soy flaca, soy mujer, soy real…¿y qué?

Caitlyn no me representa

Posted on Actualizado enn

El pasado 9 de noviembre la Revista Glamour le otorgó el Premio Mujer del Año a Caitlyn Jenner, que como todos deben saber hasta hace poco fue Bruce Jenner. Antes de someterse al proceso de cambio de sexo, Caitlyn como Bruce fue un destacado deportista que ganó la medalla de oro en decatlón en los Juegos Olímpicos de 1976 en Montreal. Luego de su matrimonio con Kris Jenner, se convirtió en una estrella de los reality shows, gracias al éxito de Keeping Up with the Kardashians.

El 24 de abril, se abrió al mundo entero para hacer público lo que era un secreto a voces, su cambio de sexo. Reveló su nuevo nombre y relató su experiencia con el tratamiento hormonal al que se sometió para lograr su deseo de ser mujer. Luego salió en la portada de Vanity Fair edición de junio, de lo más espectacular y chic, en una serie de fotos tomadas por Annie Leibovitz. Le aplaudí a Caitlyn hacer con su vida lo que le diera la gana siempre y cuando la hiciera sentirse feliz y realizada, sin importar los años que le tomó ni los comentarios de los demás. Le aplaudí que se atreviera a tomar la decisión, porque a través de su posición de celebridad podría ayudar a jóvenes que diariamente sufren de bullying por orientación sexual. La aplaudí cuando le otorgaron el Arthur Ashe Courage Award en los ESPYS, porque dio un discurso muy bonito acerca de la aceptación y la igualdad, que tan importantes son. Ah y también le aplaudí que se pusiera Caitlyn con C y no con K, porque bueno ya eso sería de lo último.

1 CAITLYN
Caitlyn Jenner en los premios de Glamour (Foto por Dimitrios Kambouris/Getty Images)

El premio de Glamour a la Mujer del Año trajo consigo muchas controversias y opiniones diversas. Un grupo piensa que sí merece el premio por despertar conciencia sobre los derechos de las personas transgénero, otros piensan que no lo merece porque lleva menos de un año siendo mujer y no ha tenido hechos relevantes que la hagan merecedora de la distinción. Otros fueron más allá, tal es el caso de James Smith, que decidió devolver a Glamour el mismo premio que le habían otorgado a su esposa Moira Smith en 2001. Moira murió en los atentados del 9/11 salvando vidas en el World Trade Center y fue considerada una heroína americana. James expresó en una carta que sentía que la memoria de su esposa había sido insultada, y que habían otras mujeres que merecían el premio. De mi parte, no apoyo a Caitlyn Jenner como Mujer del Año. Me parece una ridiculez. Mi opinión no tiene nada que ver con que sea una persona transgénero, al contrario, apoyo a la comunidad LGBT y la lucha por sus derechos. Jazz Jennings y Laverne Cox, son transgénero, y me parece que merecían el premio más que la Sra. Jenner y su hambre de atención mediática.

Hay cientos de mujeres famosas y no famosas, que tienen su propia lucha de años y muy pocas veces se les reconoce la dedicación por sus causas. Tardan años en que se valore su trabajo. Los medios de comunicación se han vuelto un circo, me consta que hacen las cosas por publicidad gratuita o porque una situación les genere clicks y shares. Asi veo yo la decisión de Glamour. Antes de otorgarle un premio de esa envergadura a Caitlyn, hay que darle la oportunidad de hacer algo grande por la comunidad que ella representa, más allá de obtener atención por su status de celebridad, que a través de su posición ponga presión en los asuntos que de verdad conciernen sobre las dificultaes diarias que atraviesan los transgénero. La mayoría no son aceptados y al caminar se ganan las miradas raras y el cuchicheo de la gente. A Caitlyn le ha resultado muy fácil la adaptación por su status económico y por ser famosa, pero hay miles de transgénero que luchan día a día por un poquito de aceptación y contra la burla, que no usan trajes Moschino, ni carteras Hermès, ni zapatos Louboutin, que no reciben cheques por contar su historia y que tratan de sobrevivir a la vida cotidiana como se pueda. A Caitlyn le tomó seis meses lograr lo que otros no han logrado en años. Como dicen “the struggle is real”, pregúntenle a cualquier transgénero que no posee los privilegios que trae consigo las dos F, fama y fortuna.

En mi opinión, el Premio Mujer del Año pudo ir mejor a las manos de Malala Yousafzai, que continúa en la lucha por la educación de las niñas pakistaníes y trabajando en la fundación de escuelas para refugiados sirios. O a las de Misty Copeland, una reconocida bailarina de ballet del importantísimo American Ballet Theatre y que este año se convirtió en la primera afroamericana en ser la bailarina principal del ABT desde su creación. Es un logro sin igual para la comunidad afroamericana, especialmente para las mujeres negras. También pudo reconocerse a Susan Wojcicki, la CEO de Youtube, con una plataforma tan poderosa como esa, ciertamente ha cambiado la manera en que se mueve el internet. Sin duda alguna, una mujer joven de verdadero poder. Otra que pudo ser reconocida por ser un gran ejemplo para nosotras las mujeres, Emma Watson, embajadora de las Naciones Unidas en pro de los derechos de las mujeres. Todavía me impresiona el discurso que dio el pasado enero en el Foro Económico Mundial sobre la igualdad de géneros. Emma es mi girl crush porque representa la belleza con propósito.

1 MISTY
Misty Copeland (Foto por Self Magazine) http://www.self.com/fitness/fitness-news/2015/06/ballerina-misty-copeland-made-history-today/

Angelina Jolie ha hecho demasiado trabajo humanitario, y este año ganó titulares por cosas positivas, nada relacionado a su flamante marido. El pasado febrero, inauguró en el London School of Economics el primer centro, “Centre on Women, Peace and Security”. Su objetivo al crear el centro es para contribuir con los derechos de la mujer globalmente, como enjuiciar las violaciones y motivar a las mujeres a comprometerse en este tipo de políticas. Este año también escribió unos interesantes editoriales para educar a las mujeres sobre opciones para su salud, al ella sacarse sus ovarios preventivamente para evitar un cáncer casi seguro. Hay que dársela a Angelina, porque se diga lo que se diga sobre su vida personal, ha sabido batallar por lo suyo. Taylor Swift ha tenido un 2015 espectacular, posiblemente ahora mismo es la artista más influyente del mundo, sigue rompiendo récords, es una filántropa de primera y un ejemplo de empoderamiento especialmente para el público joven que la sigue. Diane von Furstenberg, divina a sus 69 años y ha trabajando incansablemente para ganarse el respeto de toda una industria. Es una de las mujeres más poderosas del mundo y en 2015 Time la nombro Icono Mundial. Cualquiera de estas mujeres, sí me representan.

Si Glamour quería crear conciencia sobre los transgénero, la mejor opción era sin duda alguna Laverne Cox. La actriz de Orange is the New Black, nació hombre e intentó cometer suicidio a los 11 años por el acoso que recibía de sus compañeros en la escuela. Laverne se graduó de la universidad y al no venir de una familia adinerada, sufrió en carne propia el rechazo, no solo por ser transgénero, sino afroamericana. La actriz aboga por los derechos de la comunidad LGBT, ganó el premio Stephen F. Kolzak de GLAAD y este año estuvo en la portada de Times como una de las 100 personas más influyentes del 2015, siendo la primera transgénero en lograrlo. Es la única transgénero en ser nominada a un Primetime Emmy y la primera en tener una figura de cera en Madame Tussauds. Como dije anteriormente, no tengo nada en contra de Caitlyn, pero cuando ves los logros de todas estas mujeres sabes que lo merecían más, pero el show está con doña Jenner y no con las demás. Es una falta de respeto para mí, y para la mujer que ha logrado mucho y que se ha esmerado en sobresalir, en hacer un nombre aparte de las demás. A mí no me interesa en lo más mínimo emular a Caitlyn, si sus logros en el 2015 fueron una sesión de fotos y un accidente de tránsito.

1 LAVERNE
Laverne Cox en la portada de Time (time.com)

Pero mas allá de todas estas mujeres fabulosas que he mencionado, las verdaderas Mujeres del Año son otras. Casi nunca se les reconoce porque viven en el anonimato. Son aquellas que cada día combinan su vida profesional con su vida personal. Las que se levantan a las 5:00 am a preparar la lonchera de sus hijos y le ponen la mejor cara a otro día de rutina, que pueden ser excelentes madres, proveedoras y sobresalir en sus empleos, todo eso en 24 horas. Las que sobreviven cada día a la lucha por enfermedades, que no se dejan doblegar ante la adversidad y le sonríen a la vida. Las independientes, que trabajan por lo de ellas, que no tienen el apoyo de nadie más y así se comen el mundo. Las que escogen profesiones no convencionales y en mercados machistas logran triunfar con una falda. La que deja de comer para que coma su hijo. La que cada cheque que recibe lo sacrifica en la educación de sus hijos.

La que motiva a otras mujeres a seguir sus sueños y no le importa si la otra es más atractiva a la sociedad o si tiene las piernas más largas. Las que se criaron en familias de escasos recursos y hoy son mujeres destacadas con una historia por contar. La que persigue sus metas aunque el camino sea tedioso. La Mujer del Año es la que es segura de ella misma, la que tiene sus creencias bien claras, sus ideales definidos, sus valores bien presentes, la que cree en la igualdad, la que tiene amor propio, la que ama sin miedo, la que vive a plenitud, la que camina en tacones o sneakers, la que se siente cómoda en su propia piel, la que ríe y llora cuando lo sienta, la que busca su felicidad sin arruinar la ajena. La mejor mujer no es la que es mujer solo por tener una vagina, sino la que esta orgullosa de serlo y lo representa con dignidad donde quiera que vaya. De esas mujeres que mencioné, conozco muchas, ustedes son las mujeres que cada día hay que celebrar. A mí ustedes, sí me representan.

1 Beyonce
Beyonce, We Can Do It! (Beyonce’s Instagram)

De Argentina con Amor

Posted on Actualizado enn

A Enanitos Verdes los conozco desde mis 9 o 10 años cuando salió su disco Néctar, desde entonces no he parado de seguirlos. En ocasiones anteriores que han estado en Puerto Rico, no había tenido la oportunidad de verlos en vivo, pero la noche del viernes 6 de noviembre sí. Marciano, Staiti y Morelli se presentaron en la ciudad que me vio nacer, Arecibo, y frente a miles de fanáticos nos transportaron en un viaje musical a través de sus grandes éxitos, que han logrado acumular en una exitosa carrera de más de 35 años, que comenzó en su natal Argentina.

Lo que más aprecio de los conciertos en recintos pequeños, es la cercanía del artista con el público. Misma onda, misma aura, mismas vibras. Y es justamente lo que la banda logró con sus fieles fanáticos, de todas las edades, que se dieron cita al Coliseo Manuel “Petaca” Iguina. Antes de comenzar la función principal, tres bandas de rock local amenizaron al público presente, y así calentar motores para la estrella principal.

Marciano Cantero (Foto por Ireylis Asencio)
Marciano Cantero (Foto por Ireylis Asencio)

A eso de las 10:00 pm y con la ovación de los presentes, Enanitos Verdes salió al escenario y le dieron la bienvenida a los boricuas con su éxito del 2003, Amores Lejanos. Con un “¿Cómo están todos esta noche?”, pasaron a entonar, Besos Violentos, de su último disco Tic Tac. Antes de comenzar con una de sus canciones mas conocidas y de la que me encanta la melodía, Cordillera, su vocalista le contó al público que fue inspirada en la cordillera de su querida Argentina, país que estoy loca por conocer. La cuarta interpretación de la noche fue No Me Dejes Caer, de su más reciente producción, toca el tema de la fortaleza en tiempos difíciles.

Le siguió Francés Limón, que particularmente me gusta mucho por su toque de tango. Continuaron con mi favorita, Mariposas, la canté a viva voz ya que me trae muchos recuerdos de cuando recién entraba a escuela superior y su disco Pescado Original salió al mercado. El momento emotivo le perteneció al tema Pinceladas de Color, el cual Marciano dedicó a algunos de sus amigos que recientemente perdió, como Gustavo Cerati y Person Properzi, miembro de la banda de rock Súper Ratones.

Felipe Staiti (Foto por Ireylis Asencio)
Felipe Staiti (Foto por Ireylis Asencio)

El temazo de la noche, coreado por todas las almas presentes, fue Mi Primer Día Sin Ti. Es una de las canciones mas populares del trío rockero y una de las que le abrió muchísimas puertas en mercados exteriores. Le siguieron La Muralla Verde, Mil Horas, Tequila y Mayer. Y llegó el momento de dos de sus más grandes éxitos en Puerto Rico, Luz de Día y Tu Cárcel. Luz de Día, simplemente me fascina, romanticismo en su mejor expresión. Continuaron el repertorio con Guitarras Blancas, el tan reconocido Lamento Boliviano y su soft rock Eterna Soledad. Para cerrar con broche de oro entonaron su himno noventoso Mejor No Hablemos de Amor y el clásico Dale Pascual. El baterista, Jota Morelli, tuvo una intervención en solitario, dejando demostrado porque es uno de los mejores bateristas de América. Y antes de irse a camerinos, Marciano Cantero y Felipe Staiti celebraron sus 37 años tocando juntos, con un súper medley instrumental de algunos de sus temas.

Cuando llegaron a la Isla, el vocalista declaró a Agencia EFE, “La música sigue siendo tan motivadora que uno no lo puede dejar. Los años pasan y la gente sigue ahí con nosotros”. Tuvo razón en sus declaraciones. Enanitos logró conexión con su público puertorriqueño, con quienes se mantuvieron charlando toda la noche y estos respondieron al llamado con coros y vítores. Los fanáticos se han mantenido apoyándolos por décadas y no hay ninguna duda que han dejado una enorme huella en la historia del rock en Latinoamérica. Pasé una noche genial, y aunque no me sentía tan bien de salud, no hay nada que la buena música no arregle.

La verdad es que al igual que los buenos vinos de Mendoza, Enanitos Verdes los he disfrutado mejor cuando más pasan los años. La Europa de América nos ha regalado a grandes como Soda Stereo, Gustavo Cerati, Andrés Calamaro, Fito Páez, Los Fabulosos Cadillacs, Babasónicos, Charly García, Coti Sorokin y los propios Enanitos. ¡Larga vida al buen rock en español!

Enanitos Verdes (Foto por Ireylis Asencio)
Enanitos Verdes (Foto por Ireylis Asencio)

Kylie, Malala y otras influencias

Posted on Actualizado enn

La semana pasada salió la lista anual de la revista Times de los 30 adolescentes más influyentes del 2015. Como todos los años, la lista levanta pasiones y opiniones divididas en la gente. El debate más intenso en los foros de internet, se ha desatado desde 2014, entre los fanáticos y detractores de Kylie Jenner y los defensores de Malala Yousafzai. Ambas jóvenes han estado en la lista de los adolescentes más influyentes, tanto en 2014 como en 2015. Times ha recibido una ola de críticas del público, porque según ellos en una falta de respeto mezclar a Malala y a Kylie, cuando aunque su edad es la misma, sus reconocimientos y labores, no pueden ser más distintos uno del otro. Estoy de acuerdo, pero les doy un punto a los defensores y uno a los detractores.

Kylie, acaba de cumplir sus 18 años y fácilmente es considerada la adolescente más seguida en el mundo. La hemos visto crecer frente a las camaras de E! en el reality show de su familia, Keeping Up with the Kardashians. Y de una chica tímida con labios finísimos, se convirtió en una bombshell con unos labios más grande que los míos, orgullosamente naturales valga la aclaración. La menor de las Jenner, comenzó a ganar interés mediático por situaciones un tanto polémicas como por rellenar sus labios con inyecciones, por recibir un Ferrari en su cumpleaños y por su controversial relación con el rapero Tyga, 8 años mayor que ella y con un hijo. Al ganar notoriedad, creó una línea de ropa con su hermana y lanzó una de las aplicaciones mas populares del 2015, The Kylie Jenner app. Ciertamente, Kylie no es el perfecto ejemplo a seguir para las chicas de su generación, pero hay una diferencia muy amplia entre ser una inspiración y ser influyente a otros. Aunque los términos pueden entrelazarse, no hay duda alguna de que ella es influyente. Tan influyente que pasa de los 40 millones de seguidores en Instagram.

(Photo by Jon Kopaloff/FilmMagic)
Kylie Jenner (Photo by Jon Kopaloff/FilmMagic)

Por otro lado, tenemos a Malala Yousafzai, a quien admiro profundamente por su valentía y sabiduría, que representan mucho más que sus tiernos 18 años. La historia de Malala es de absoluta inspiración. Sus comienzos en pro de la educación en su natal Pakistán, se dieron cuando comenzo a escribir como bloggera para la BBC. Allí relataba las experiencias de las niñas pakistaníes y como los líderes talibanes les robaban el derecho a la educación por el simple hecho de llevar una falda. Para 2008, los grupos talibanes habían bombardeado mas de cien escuelas para mujeres. Ya para inicios del 2010, Malala era una figura reconocida como defensora de la educación para niñas. En 2011, el mismísimo Desmond Tutu la nominó para el International Children’s Peace Prize, y se convirtió así en la primera mujer pakistaní en ser nominada. Aunque perdió el galardón, su perfil público generó todo el interés cuando el mismo año le otorgaron el National Youth Peace Prize. El 9 de octubre de 2012, la vida de Malala cambió. Un talibán la atacó al salir de la escuela, lanzándole una bala a su cabeza, que terminó alojada en su hombro. Su pronóstico era reservado, a pesar de que los doctores en el hospital militar en el que fue atendida, pudieron remover la bala exitosamente. Luego de tres meses recluida, Malala fue dada de alta y en marzo 2013 continuó sus estudios en Inglaterra, en donde actualmente reside con su familia.

Dos años despues del atentado, Malala obtuvo el Premio Nobel de la Paz 2014. Lo recibió a sus 17 años y ostenta el récord de la persona más joven en obtenerlo. Es la segunda persona de Pakistán en recibir un Premio Nobel, el otro fue Abdus Salam, que recibió en 1979 el Nobel de Física. Malala ha hecho cosas increíbles para su edad. Dio un discurso en la asamblea general de la Naciones Unidas en pro de las niñas secuestradas por Boko Haram, lanzó su campaña #BooksNotBullets, para motivar a los gobiernos a invertir más en educación y menos en armas, y también ha recibido el apoyo de Barack Obama y Angelina Jolie. Su más reciente logro, fue el pasado mes de julio, cuando abrió una escuela en Líbano para refugiados sirios. Impresionante resume, ¿no?.

 (AP Photo/Muhammed Muheisen)
Malala Yousafzai (AP Photo/Muhammed Muheisen)

Por todo lo que expuse anteriormente, me parece injusto, compararlas o atacarlas, cuando son tan distintas una de la otra. No representan los mismos adjetivos. No luchan por las mismas ideas. Una creció en una comunidad afluente en Los Ángeles, la otra sobrevivía a la vida cotidiana en un país oriental. No quiero ser hipócrita. Sigo a Kylie y disfruto de su sentido de la moda, siempre admiro a los que como ella viven sin ataduras y en un mundo lleno de ideales tan disparejos, prefieren mantenerse siendo ellos mismos. Y el que dirán, poco les afecta. Malala, por su parte no me inspira superficialmente, sino que su historia se empeña en recordarme que hay cosas más valiosas que decidir cual labial debo comprarme o cuáles tacones debo agregar a mi colección. Y también su lucha por la educación, me hace recordar lo agradecida que estoy de haber crecido en un país con libertad educativa, en donde me crié rodeada de libros y libretas. Los actos de mujeres como Malala hay que celebrarlos, recordarle a los demás a levantarse por sus opiniones y compartir el ejemplo de lo que una mujer inspiracional es. Como bien dicen, la belleza física desvanece, pero el interior no se arruga mientras el tiempo pasa.

En la lista de Times también aparece Kendall Jenner, la hermana mayor de Kylie, quien ha construido una sólida carrera en el mundo de la moda. Aunque su estatus público debió ayudarla en un campo tan difícil como lo es el modelaje internacional, aplaudo a Kendall por hacer una carrera independiente y triunfar sin necesidad de prostituir su apellido o el de sus famosas hermanas. Es la cara de Estée Lauder, Calvin Klein y Fendi, y ha modelado para Chanel, Balmain y Marc Jacobs. ¡Fantástico!

Zendaya, también aparece en la lista. Celebro a esta chica por convertirse en un ejemplo positivo para otros jóvenes, especialmente para aquellos que han sufrido discrimen racial. En un momento dado, sacó las agallas y se defendió de la presentadora Giuliana Rancic, cuando esta dijo que sus rastas debían apestar a marihuana, convirtió el momento en positivo, y se ganó la admiración y el apoyo de millones de personas. Y hasta Mattel terminó creando su Barbie personal, con el vestido que usó en los Oscars en la noche del suceso.

(Photo by David Livingston/Getty Images)
Zendaya (Photo by David Livingston/Getty Images)

Por otro lado, Moziah Bridges de tan sólo 13 años, tiene su propia compañía de lazos, Mo’s Bows, y ya hasta suplió los lazos que usaron los jugadores para el draft de la NBA 2015. Y que me dicen de Rowan Blanchard, a sus 14 años se ha ganado mi respeto y no precisamente por interpretar a Riley en Girl Meets World. Rowan escribió un ensayo que se volvió viral sobre la importancia del feminismo interseccional, que fue alabado hasta por la actriz y activista Emma Watson. Y no solo eso, sino que hasta ha dado discursos en las Naciones Unidas sobre la desigualdad de género en la adolescencia. ¡Bravo Rowan!

En los deportes tenemos a Chloe Kim, que a sus 15 años se ha convertido en la persona más joven en ganar oro en los Juegos de Invierno, con su deporte el snowboard. Y Lydia Ko, la golfista neozelandesa, que le ha roto récords a nada más y nada menos que Tiger Woods. Ko, ostenta el récord de la ganadora más joven en un torneo de golf para mujeres y aspira a jugar en las Olimpiadas de Río 2016, cuando el golf, regrese al ruedo olímpico. También hace la lista, Katie Ledecky, que a sus 18 años la comparan con Michael Phelps, pues tiene el récord en tres eventos libres de natación. A sus 15 años, Ledecky ya logró ser campeona olímpica, cuando ganó oro en los 800 metros en Londres 2012.

(Photo by Stuart Franklin/Getty Images)
Lydia Ko (Photo by Stuart Franklin/Getty Images)

Hay otros en el listado, que sin proponérselo, se han encargado de inspirar a millones alrededor del mundo. Como es el caso de Ahmed Mohamed, el chico que arrestaron y humillaron públicamente, cuando su maestra, mostrando un grado superior de ignorancia, lo reportó a los autoridades en Texas por llevar un reloj hecho en casa a la escuela, el que ella consideró que podía ser una bomba doméstica. El caso de Mohamed dio la vuelta al mundo, y se hicieron alegaciones de discrimen racial e Islamofobia. El joven, originario de Sudán, fue invitado hasta por el Presidente Obama a Casa Blanca, y posteriormente se mudó a Catar con su familia, tras recibir una beca completa, y en donde no tendra que lidiar con el resentimiento social de algunos occidentales.

Al igual que Ahmed, otra que se ha encargado de inspirar es Jazz Jennings. Nació varón, pero desde los cinco años es transgénero y actualmente a sus 15, es felizmente identificada como mujer. Además de ser activista para los derechos de la comunidad LGBTT, es tambien co-fundadora de TransKids Purple Rainbow Foundation, cuya misión es asistir y apoyar a jóvenes transgénero. Jazz llevó su historia a la pantalla chica, cuando documentó su vida diaria en su docu-serie “I Am Jazz”, y hasta fue contratada por Clean & Clear, para la publicidad de sus productos dermatológicos. Jazz es el perfecto ejemplo de que tu felicidad la construyes tu mismo.

Hay otros más radicales como Joshua Wong, que a sus recién cumplidos 19 años, ya es un importante líder en su natal Hong Kong. Es el fundador del organismo de activistas, Scholarism, que defiende la democracia de su país. Wong, lideró en 2014 una de las protestas masivas más grandes en Hong Kong y ha sido arrestado por desobediencia civil. Me recuerda a muchos universitarios puertorriqueños que fueron arrestados y acusados de “pelús y marihuaneros”, en la pasada huelga de la UPR, bajo el gobierno de Luis Fortuño. Wong quiere servir de ejemplo en la defensa de ideales.

En el caso de Amandla Stenberg, muchos la conocen por el papel de Rue en The Hunger Games. Pero a sus 17 años, es activista en pro de los derechos de los afroamericanos. Realizó un vídeo titulado Don’t Cash Crop my Cornrows, que se volvió viral al criticar como las celebridades se apropian de la cultura negra en sus modas, pero no contribuyen a ese sector de la sociedad. Y también conocemos a Olivia Hallisey, que se llevó los grandes honores en la Feria Científica de Google 2015, por su proyecto, un nuevo método de detectar el virus del ébola sin que se requiera de refrigeración o electricidad. Este método podría ayudar grandemente a las áreas rurales de Africa, en donde la epidemia ha pegado fuerte y los recursos básicos escasean.

Todos estos adolescentes que mencioné tienen un increíble poder de convocatoria. Han sabido poner los ojos del mundo sobre sus rostros, y a su manera, se han encargado de inspirar y de influir a una generación actual, tan propensa a seguir modas y a caer vulnerables a las presiones sociales. Admiro a cada uno de ellos por tener la valentía de mantenerse siendo seres individuales, con gustos y personalidad propias. Todos ellos tienen entre 13 y 19 años, a esa edad las personas comienzan a encontrarse a ellos mismos. Pasan por la etapa de cuestionar todo, de descubrir gustos, de forjar personalidades, de decidir quién eres y qué quieres. No es fácil, pero los 30 individuos en este listado han demostrado ser sabios mas alla de sus años.

(Photo by Jim Spellman/WireImage)
Kendall Jenner (Photo by Jim Spellman/WireImage)

La sociedad nos presiona a ser perfectos, haciendo hincapié en tantos aspectos banales. Como cualquier joven, he tenido la noción de que tengo que lucir de tal manera o que debo seguir tal moda para encajar con los demás. Todos podemos declararnos culpables de caer en ese juego. Pero también me he preocupado por cultivar mi paz interior y trabajar en mis metas. Por eso defiendo a Malala, a Kylie, a Kendall, a Zendaya, a Ahmed, a Rowan, a Jazz, a Lydia, y a otros que no mencioné individualmente como Malia Obama o Ariel Winter. Cada uno plasma una huella a su modo, aunque la sociedad los acepte o los critique. Cada uno ha encontrado su pasión y la ha trabajado para sobresalir en su campo: Malala en la política, Kendall en la moda, Lydia en los deportes, Ahmed en la ciencia y Olivia en la salud. Para aportar a la sociedad e influir en otros, no todos tenemos que ver las cosas desde el mismo punto de vista, ni tenemos que servir desde el mismo asiento, con escoger una vocación digna y sacarle el jugo, habremos logrado el cometido.

Me parece que en vez de juzgar, aplaudamos la causa y la diversidad en cada uno de ellos. Independientemente de como nos inspiren o nos influyan, han tenido la capacidad de realizarse a una edad temprana, y son el vivo ejemplo de que para ver resultados, hay que fijarse la meta y trabajarla. ¡Bien por ellos!