Caitlyn Jenner

Caitlyn no me representa

Posted on Actualizado enn

El pasado 9 de noviembre la Revista Glamour le otorgó el Premio Mujer del Año a Caitlyn Jenner, que como todos deben saber hasta hace poco fue Bruce Jenner. Antes de someterse al proceso de cambio de sexo, Caitlyn como Bruce fue un destacado deportista que ganó la medalla de oro en decatlón en los Juegos Olímpicos de 1976 en Montreal. Luego de su matrimonio con Kris Jenner, se convirtió en una estrella de los reality shows, gracias al éxito de Keeping Up with the Kardashians.

El 24 de abril, se abrió al mundo entero para hacer público lo que era un secreto a voces, su cambio de sexo. Reveló su nuevo nombre y relató su experiencia con el tratamiento hormonal al que se sometió para lograr su deseo de ser mujer. Luego salió en la portada de Vanity Fair edición de junio, de lo más espectacular y chic, en una serie de fotos tomadas por Annie Leibovitz. Le aplaudí a Caitlyn hacer con su vida lo que le diera la gana siempre y cuando la hiciera sentirse feliz y realizada, sin importar los años que le tomó ni los comentarios de los demás. Le aplaudí que se atreviera a tomar la decisión, porque a través de su posición de celebridad podría ayudar a jóvenes que diariamente sufren de bullying por orientación sexual. La aplaudí cuando le otorgaron el Arthur Ashe Courage Award en los ESPYS, porque dio un discurso muy bonito acerca de la aceptación y la igualdad, que tan importantes son. Ah y también le aplaudí que se pusiera Caitlyn con C y no con K, porque bueno ya eso sería de lo último.

1 CAITLYN
Caitlyn Jenner en los premios de Glamour (Foto por Dimitrios Kambouris/Getty Images)

El premio de Glamour a la Mujer del Año trajo consigo muchas controversias y opiniones diversas. Un grupo piensa que sí merece el premio por despertar conciencia sobre los derechos de las personas transgénero, otros piensan que no lo merece porque lleva menos de un año siendo mujer y no ha tenido hechos relevantes que la hagan merecedora de la distinción. Otros fueron más allá, tal es el caso de James Smith, que decidió devolver a Glamour el mismo premio que le habían otorgado a su esposa Moira Smith en 2001. Moira murió en los atentados del 9/11 salvando vidas en el World Trade Center y fue considerada una heroína americana. James expresó en una carta que sentía que la memoria de su esposa había sido insultada, y que habían otras mujeres que merecían el premio. De mi parte, no apoyo a Caitlyn Jenner como Mujer del Año. Me parece una ridiculez. Mi opinión no tiene nada que ver con que sea una persona transgénero, al contrario, apoyo a la comunidad LGBT y la lucha por sus derechos. Jazz Jennings y Laverne Cox, son transgénero, y me parece que merecían el premio más que la Sra. Jenner y su hambre de atención mediática.

Hay cientos de mujeres famosas y no famosas, que tienen su propia lucha de años y muy pocas veces se les reconoce la dedicación por sus causas. Tardan años en que se valore su trabajo. Los medios de comunicación se han vuelto un circo, me consta que hacen las cosas por publicidad gratuita o porque una situación les genere clicks y shares. Asi veo yo la decisión de Glamour. Antes de otorgarle un premio de esa envergadura a Caitlyn, hay que darle la oportunidad de hacer algo grande por la comunidad que ella representa, más allá de obtener atención por su status de celebridad, que a través de su posición ponga presión en los asuntos que de verdad conciernen sobre las dificultaes diarias que atraviesan los transgénero. La mayoría no son aceptados y al caminar se ganan las miradas raras y el cuchicheo de la gente. A Caitlyn le ha resultado muy fácil la adaptación por su status económico y por ser famosa, pero hay miles de transgénero que luchan día a día por un poquito de aceptación y contra la burla, que no usan trajes Moschino, ni carteras Hermès, ni zapatos Louboutin, que no reciben cheques por contar su historia y que tratan de sobrevivir a la vida cotidiana como se pueda. A Caitlyn le tomó seis meses lograr lo que otros no han logrado en años. Como dicen “the struggle is real”, pregúntenle a cualquier transgénero que no posee los privilegios que trae consigo las dos F, fama y fortuna.

En mi opinión, el Premio Mujer del Año pudo ir mejor a las manos de Malala Yousafzai, que continúa en la lucha por la educación de las niñas pakistaníes y trabajando en la fundación de escuelas para refugiados sirios. O a las de Misty Copeland, una reconocida bailarina de ballet del importantísimo American Ballet Theatre y que este año se convirtió en la primera afroamericana en ser la bailarina principal del ABT desde su creación. Es un logro sin igual para la comunidad afroamericana, especialmente para las mujeres negras. También pudo reconocerse a Susan Wojcicki, la CEO de Youtube, con una plataforma tan poderosa como esa, ciertamente ha cambiado la manera en que se mueve el internet. Sin duda alguna, una mujer joven de verdadero poder. Otra que pudo ser reconocida por ser un gran ejemplo para nosotras las mujeres, Emma Watson, embajadora de las Naciones Unidas en pro de los derechos de las mujeres. Todavía me impresiona el discurso que dio el pasado enero en el Foro Económico Mundial sobre la igualdad de géneros. Emma es mi girl crush porque representa la belleza con propósito.

1 MISTY
Misty Copeland (Foto por Self Magazine) http://www.self.com/fitness/fitness-news/2015/06/ballerina-misty-copeland-made-history-today/

Angelina Jolie ha hecho demasiado trabajo humanitario, y este año ganó titulares por cosas positivas, nada relacionado a su flamante marido. El pasado febrero, inauguró en el London School of Economics el primer centro, “Centre on Women, Peace and Security”. Su objetivo al crear el centro es para contribuir con los derechos de la mujer globalmente, como enjuiciar las violaciones y motivar a las mujeres a comprometerse en este tipo de políticas. Este año también escribió unos interesantes editoriales para educar a las mujeres sobre opciones para su salud, al ella sacarse sus ovarios preventivamente para evitar un cáncer casi seguro. Hay que dársela a Angelina, porque se diga lo que se diga sobre su vida personal, ha sabido batallar por lo suyo. Taylor Swift ha tenido un 2015 espectacular, posiblemente ahora mismo es la artista más influyente del mundo, sigue rompiendo récords, es una filántropa de primera y un ejemplo de empoderamiento especialmente para el público joven que la sigue. Diane von Furstenberg, divina a sus 69 años y ha trabajando incansablemente para ganarse el respeto de toda una industria. Es una de las mujeres más poderosas del mundo y en 2015 Time la nombro Icono Mundial. Cualquiera de estas mujeres, sí me representan.

Si Glamour quería crear conciencia sobre los transgénero, la mejor opción era sin duda alguna Laverne Cox. La actriz de Orange is the New Black, nació hombre e intentó cometer suicidio a los 11 años por el acoso que recibía de sus compañeros en la escuela. Laverne se graduó de la universidad y al no venir de una familia adinerada, sufrió en carne propia el rechazo, no solo por ser transgénero, sino afroamericana. La actriz aboga por los derechos de la comunidad LGBT, ganó el premio Stephen F. Kolzak de GLAAD y este año estuvo en la portada de Times como una de las 100 personas más influyentes del 2015, siendo la primera transgénero en lograrlo. Es la única transgénero en ser nominada a un Primetime Emmy y la primera en tener una figura de cera en Madame Tussauds. Como dije anteriormente, no tengo nada en contra de Caitlyn, pero cuando ves los logros de todas estas mujeres sabes que lo merecían más, pero el show está con doña Jenner y no con las demás. Es una falta de respeto para mí, y para la mujer que ha logrado mucho y que se ha esmerado en sobresalir, en hacer un nombre aparte de las demás. A mí no me interesa en lo más mínimo emular a Caitlyn, si sus logros en el 2015 fueron una sesión de fotos y un accidente de tránsito.

1 LAVERNE
Laverne Cox en la portada de Time (time.com)

Pero mas allá de todas estas mujeres fabulosas que he mencionado, las verdaderas Mujeres del Año son otras. Casi nunca se les reconoce porque viven en el anonimato. Son aquellas que cada día combinan su vida profesional con su vida personal. Las que se levantan a las 5:00 am a preparar la lonchera de sus hijos y le ponen la mejor cara a otro día de rutina, que pueden ser excelentes madres, proveedoras y sobresalir en sus empleos, todo eso en 24 horas. Las que sobreviven cada día a la lucha por enfermedades, que no se dejan doblegar ante la adversidad y le sonríen a la vida. Las independientes, que trabajan por lo de ellas, que no tienen el apoyo de nadie más y así se comen el mundo. Las que escogen profesiones no convencionales y en mercados machistas logran triunfar con una falda. La que deja de comer para que coma su hijo. La que cada cheque que recibe lo sacrifica en la educación de sus hijos.

La que motiva a otras mujeres a seguir sus sueños y no le importa si la otra es más atractiva a la sociedad o si tiene las piernas más largas. Las que se criaron en familias de escasos recursos y hoy son mujeres destacadas con una historia por contar. La que persigue sus metas aunque el camino sea tedioso. La Mujer del Año es la que es segura de ella misma, la que tiene sus creencias bien claras, sus ideales definidos, sus valores bien presentes, la que cree en la igualdad, la que tiene amor propio, la que ama sin miedo, la que vive a plenitud, la que camina en tacones o sneakers, la que se siente cómoda en su propia piel, la que ríe y llora cuando lo sienta, la que busca su felicidad sin arruinar la ajena. La mejor mujer no es la que es mujer solo por tener una vagina, sino la que esta orgullosa de serlo y lo representa con dignidad donde quiera que vaya. De esas mujeres que mencioné, conozco muchas, ustedes son las mujeres que cada día hay que celebrar. A mí ustedes, sí me representan.

1 Beyonce
Beyonce, We Can Do It! (Beyonce’s Instagram)