Victorias Secret

Flaca…¿y qué?

Posted on Actualizado enn

Las redes sociales siempre se llenan de muestras de apoyo a las mujeres gorditas. Veo a la gente compartiendo imágenes del valor de las mujeres con unas libritas de más, de por qué estas mujeres también deben ser consideradas hermosas ante la sociedad y pregonan que estas son las únicas mujeres reales. Yo con mis 105 lbs, me ofendo con esas publicaciones. ¿Acaso ser flaca automáticamente significa que tienen derecho a criticarte, a atacarte, a decir que eres menos real que otras mujeres o a pensar que no has recibido algún tipo de bullying en algún momento?

Desde chiquita siempre fui delgada. Lo más redondita que fui fue el día de mi nacimiento, que pesé casi 8 lbs y 1/2. Siempre fui una niña saludable, comía de todo y en grandes cantidades, solo que mi metabolismo era extremadamente rápido y no me permitía subir de peso. Ahora de adulta es lo mismo, mi metabolismo sigue rápido y yo sigo comiendo lo que me gusta. Como cualquier persona, algunos me molestaban en la escuela, por eso mismo. Por flaca y larga. Siempre fui de las más altas del salón, siempre más alta que mis amigas, hasta que en octavo grado me conseguí una mejor amiga que media 6’2″, y ya nadie se fijaba en si yo era alta o no. Antes que eso, en tercer grado un nene me molestaba constantemente y me decía “spaghetti, spaghetti, spaghetti”, como él era gordito y ya yo no pensaba quedarme callada le dije “pues tu eres una de las albondigas del spaghetti”. Ya no me molestó más, hicimos las paces y jugábamos en el recreo. En sexto grado me molestaban por patilarga. Era el 2000 y los nenes se fijaban en las que eran un poco más voluptuosas, a lo Britney y Christina. Ahora me parece chistoso que para esa época, por mi apariencia la gente me ponían profesiones a futuro. “Ireylis tú serás grande, debes ser voleibolista, ¿por qué no lo practicas?” o “Yo me imagino que tu vas a modelar, Ireylis, con lo flaca que eres”, esas eran algunas de las frases que me repetían. O sea que pa’ colmo por simplemente tener cierta apariencia física ya eso requería ante la sociedad que yo me dedicara a algo en específico.

Kendall Skinny
Kendall Jenner para GQ Magazine. Representando mi body shape. (theinsidedrop.com)

En mi adolescenia, como cualquier chica, enfrenté algunas inseguridades. “¿Estoy muy flaca?” “¿Si sigo comiendo a este nivel me pondré gorda?”, “El muchacho que me gusta seguro no se gusta de mi porque tengo las piernas flacas”, “Me están saliendo barritos y en las revistas ninguna mujer tiene acné, ¿qué hago?”. Esas eran las cosas que pasaban por mi mente, imagínense adolescente al fin. Mis amigas también lidiaban con sus propios complejos. Recuerdo que en noveno grado, uno de los muchachos más populares del colegio donde estudiaba me dijo “nena ¿por qué tú tienes los labios tan grandes?”, no le contesté nada, pero de más está decir que odié ese día. Ese comentario me pegó fuerte porque luego de eso no me sentía orgullosa de tener labios grandes y trataba de ocultarlos sin éxito, hasta que una de mis primas se sentó frente a mi y me dijo, “mira mija las mujeres pagan miles de dólares por ponerse inyecciones para tener los labios más grandes. Deberías estar feliz, son naturales”. Me miré al espejo, me los pinté de rojo y desde ese día vivo más feliz que nunca por tener una boca, supuestamente, sexy.

Bridget Malcolm Picture Jamie McCarthy Getty Images
Bridget Malcolm en el Victoria’s Secret Fashion Show 2015 (Foto por Jamie McCarthy/Getty Images)

En días recientes surgió una controversia con la modelo de Victoria’s Secret, Bridget Malcolm, a quien en sus redes sociales la gente ataca constantemente por considerarla demasiado flaca. Le dicen anoréxica, bulímica, que debe comerse un hamburger, que es un esqueleto, entre otras barbaridades. Bridget se cansó y publicó junto a una foto con su abdomen al descubierto, “Can we stop the skinny shaming please…I’m not anorexic. I am extremely fit and healthy and am not in the slightest way anorexic. I have worked hard to look like this and am proud of my body. I may not be the curviest but I am a woman who has every right to look the way I do”. Traducido al español sería, “Podemos parar de criticar mi cuerpo delgado por favor, no soy anoréxica. Estoy en forma y saludable, no soy anoréxica en lo más mínimo. He trabajado mucho para lucir así y estoy orgullosa de mi cuerpo. Tal vez no soy la más curvilínea pero soy una mujer que tiene todo el derecho de lucir como me veo”. Y todo el internet se viró en apoyo a Bridget, incluyéndome. Si se siente cómoda en su cuerpo e irradia seguridad, ¡bravo por ella!.

En el internet hay muchas campañas que ponen fotos de mujeres que son consideradas llenitas para la sociedad, vi una bajo el lema “Bikinis en cuerpos reales”. Espérate un momento, tú me estás diciendo que yo por tener el abdomen plano, no ¿soy real? ¿Y que demonios soy? ¿Un avatar?. ¿Qué si la medida de mi cintura es 23(60), no represento a las mujeres porque supuestamente no me veo como la mayoría?. No me jodan así. Si bien es cierto que no se debe educar a las mujeres para que solo se sientan cómodas si usan cierta talla de ropa, tampoco se le debe enseñar a criticar a otras que sí la usen. Me parece que las redes sociales han desvirtuado un poco el concepto de cuerpos reales, pasándole la mano a las gorditas y olvidándose que las flaquitas tambien son atacadas, que también somos de carne y hueso. La realidad es que hacer bullying por ser gorda, es igual de malo que hacer bullying por ser flaca. Son comportamientos igual de nocivos y no deben tratarse de manera diferente, porque crean que unas pueden ser mas vulnerables que las otras.

JD Williams Victorias Secret
JD Williams vs. Victoria’s Secret (metro.co.uk)

Al leer todos estos diferentes artículos en la web, me he topado con desagradables sorpresas de ataques disfrazados. Leí un articulo que insinuaba que ser tallas 0-3 significaba ser obsesiva compulsiva con los alimentos y con el peso. Yo como pizza, hamburgers, alcapurrias, pollo frito, donas de azúcar, cuero de lechón y bacalaitos…y soy size 1-2. Otro artículo alababa a las mujeres de la publicidad de JD Williams, en el que según ellos, crearon lencería para mujeres con cuerpos normales y no como las de Victoria’s Secret. Segun aquella autora, Victoria’s Secret crea lencería para mujeres que no existen, solo existen en su pasarela. Say what?!?! Yo no se en que planeta vive esa mujer, pero yo uso Victoria’s Secret y no soy una subnormal, soy una mujer común. Por otro lado, una reflexión llamada “Sirena o Ballena”, le recomendaba a las chicas mejor ser “ballena” porque vivirían rodeadas de felicidad contrario a las “sirenas”, que no existen. Pues, yo soy sirena y soy de lo más feliz. Lo más que me molesta es que este tipo de artículos le sugiere a las mujeres que no debes sentirte insegura si eres size 12 de mahón, pero que si eres size 0 seguramente estás enferma. ¿No es mejor sugerir que cada mujer es diferente, que cada cuerpo es individual y que pa’ los gustos los colores, como dicen? ¿No es mejor eso? Para mi sí, es mucho mejor que promover presiones. Les digo, que ser delgada no significa necesariamente aceptación social, ser delgada también genera que otros te juzguen o te pregunten “¿cómo haces para estar así de fit? dame la receta”. No hay ninguna, mija, ninguna.

Gordas Flacas
Body shapes para todos los gustos (http://blog.nataliemadeit.com)

Los medios tienen que dejar de difundir ideas erradas, basta de críticas. El poder de los medios es tanto que cualquier cosa que publiquen tendrá sus repercusiones. No podemos condenar que bajo una foto de una mujer gordita se le falte el respeto, pero no condenar a los que van a la foto de una flaca y la acusan de hacer mil malabares para mantenerse así. No todas tienen dietas absurdas, algunas simplemente lo llevamos en los genes. Si quieren celebrar que todos los tamaños y los diferentes cuerpos pueden ser hermosos, entonces hay que incluirlas a todas sin excepción y resaltar sus fortalezas, no sus debilidades. Y agrego que el problema también radica en que las mujeres son muy competitivas entre sí, y en vez de ayudarse se tiran fango entre ellas. Gran error.

Soy size 2 de pantalón y soy feliz. Soy small en trajes y soy feliz. Soy B en sostén y soy feliz. Soy patilarga y caderona, y soy feliz. No tengo las tetas de Kim Kardashian ni las de Keira Knightley, yo le llamo happy medium. No tengo las nalgas de Jennifer Lopez ni las de Miley Cyrus, tambien le llamo happy medium. Estoy más feliz que nunca con mi cuerpo y con mi peso. Luché por mucho tiempo con lograr subir par de libras, no lo forcé, pero lo logré. Soy delgada y tengo curvas, y me encanta. No hago dietas, comer me hace muy feliz. A traves de los años he aprendido a amar mi cuerpo, con virtudes y defectos, y afortunadamente siempre me he sentido cómoda con quien soy. Me miro al espejo y me fascina lo que veo, y si algún día me veo diferente, recordaré que la aceptación y la felicidad van de la mano. Soy flaca, soy mujer, soy real…¿y qué?

Anuncios